XARDÍN ABERTO A TODOS; PECHADO A MOITOS. O meu pequeno mundo non é público, é un espazo privado aberto en público. Ninguén che manda leelo; ninguén cho prohibe. AVISADO VAS.

venres, 6 de xaneiro de 2023

Regalo de Magos.Un libriño inédito de Sarmiento. Arbol Betula. Primeira parte.


Miña ben querida e pouca xente, solicito da vosa comprensión que me saiba disculpar a teimosía de insistir unha outra vez  nas bondades naturalistas  da obra  de Martín Sarmiento; pero a boa acollida que se está dando á idea de considerar a data do nacemento de Sarmiento, día 9 de Marzo, coma o Día do Naturalismo Galego, excítame o atrevemento de presentar estoutro argumento que axude a ir dando consistenza ao callo da convicción.

Sáibase: A Sociedade Galega de Historia Natural, Os Amigos dos Museos de Galicia, A Chave dos Nomes en Galego, o blogue Bichos  y demás familia,  a marca de artesanía ecolóxica De Lorenzo son son as primeiras asociacións ou instancias que me autorizaron a expresar o seu apoio público a idea. A nivel particular Antón Cortizas,  poeta, escritor autor do monumento etnógrafico Tastarabás, Cosme Damián Romay Cousido, biologo, eminente ornitólogo e naturalista, Silverio Cerradelo, lingüista, veterinario, creador de A Chave, ese proxecto léxico sen par;  Felipe Senén, museólogo; Emilio Ramil, arqueólogo; Carlos Silvar, ilustrador e artista naturalista,  Uxío Leira cadeirádego de EM; Carmiña DeLorenzo, mestra e artesana; Xabi Prieto, naturalista  e blogueiro; Xan Silvar, ornitólogo e  naturalista; Serafín González, naturalista e investigador científico do CSIC, son as primeiras vontades que conceden o seu apoio a nomearmos a data do nacemento de Martín Sarmiento, 9 de Marzo, como Día do Naturalismo Galego. A túa podes facela chegar mandando un comentario, que se queres non será publicado, pero si figuraras na prósima listaxe.

Un outro inédito botánico da súa autoría. Sei que sabedes aprezar a oportunidade de poder acceder a una parte do labor naturalista de Sarmiento que ate hoxe non se publicara; pois, será babecada ou non, pero verdade certa é  que vosoutros, miña querida e pouca xente, seredes, en letra impresa, os primeiros lectores deste texto. Clube tan exclusivo coma o voso dos raros visitantes deste o meu voso blogue, non merecía menos. Abofé que non. 

O texto que virá é aquel que seu autor titulou así: Arbol Betula. En gallego Bidueyro, Abedul en Castellano, Francés Boleau, Bedollo Italiano. É máis longo e máis serio e completo ca o texto das Uba ursi. Este da Betula si é xa un dos textos de botánica utilitaria de Sarmiento que posúen certa amplitude e entidade. Son de feito 86 parágrafos que coma sempre na obra de frei Martín son un chovasco continuo de datos e ideas. Agaceiros de erudición insospeitada. Este texto por outra banda resulta posuir dúas miúdas intrascendencias da historia  da botánica española ou máis propiamente dos botánicos. 

Requetesabido é que Sarmiento non foi moi amigo de amistar coa vaidade da fama dos días. A súa discreción, -ou o seu  o anoxo a facer pública a súa obra- produciu inevitablemente que o seu labor permanecese descoñecido, inédito e así imposiblemente recoñecido. De sobra se sabe de cantas cousas foron debedores tantos... o Padre Flórez, Campomanes, Jovellanos, o conde de Aranda, o marqués de Medina Sidonia e aínda, máis ca ningún outro, o mismísimo Benito Feijoo.

Este recatamento no trato coa fama teima vital de Sarmiento, levouno a compoñer un divertido xogo literario: ao escribir a Dedicatoria da grande e esperada Flora Española de Don Joseph Quer, redáctase, e edítase, como se fose  Quer quen a escribe, pero a  perceptible, inimitable, e inescondible prosa de Sarmiento, preñada das súas teimas e recursos habituais, non nos permite confundirnos, por máis que sexa o mesmo Quer quen diga que se dirixe ao Rei ofrecéndolle a Dedicatoria e firmándoa. Con esa chiscadela sarmientiña, enredo culto, xogo de espellos aparentes, preciosa broma literaria do Pai Mestre, ábrese a Flora Española de Don Joseph Quer, a primeira botánica ibérica con degoiros de totalidade.

Nesa súa Flora Española Quer vai ofrecerlle a Historia Botánica, entre outras primicias,  a explicación de que árbore era aquela que na obra de Plinio se chamaba Betula e da que, sorpréndanse, no século XVIII en España ninguén sabía que esa betula de Plinio era o bidueiro de Galicia ou o abedul de Castilla. Hoxe en día en que calquer naturalista, aprendiz, afeccionado ou profesional, responde con maior seguridade Betula betula, da que pronuncia bidueiro, bido, bideiro, bidolo, bidureiro, bídalo, budueira, bedulo... pode parecernos extraño esa incultura e iñorancia das Ciencias Naturais na España do século XVIII. Pero era o que había. Aí no medio diso tuvo que vivir Sarmiento, sendo único e primeiro en tantas teimas naturalistas. 

            Lámina LV da Flora espñola de Quer coa pertinente ilustración botánica da Betula. BDH.

É verdade pouco sabida que, sendo Quer quen  vai dar a coñecer á historia da botánica española  a equivalencia betula-bidueiro-abedul resulta que veu sendo Martín Sarmiento o investigador, o curioso, que  primeiro se deu de conta desas siñificancias. A amistade de Quer e Sarmiento e o seu labor conxunto en tantos casos, sen que eu desbotase diferenzas de criterio noutros, e ben coñecida e hai testemuños abondosos ao longo das obras de ambos os dous. Non extraña que Sarmiento lle comunicase altruistamente esa información a Quer, colaborando como colaborou, e tanto, na elaboración da Flora Española e non só  divértindose ao redactar o fake da Dedicatoria. Ollade esta imaxe da obra de Quer. Pregunto, cómo, de non ser por boca de seu amigo e colaborador Sarmiento, o catalán de Perpignan, don Joseph Quer habería de coñecer máis voces en galego pra a betula que de calquer idioma europeo, incluidos os seus  de francés, catalán e castelá?

E desta maneira en tantas e tantas descripcións de taxons botánicos; ata o punto de que o léxico galego referido as plantas é dominante na Flora Española de Quer. O mesmo Quer, honra de aletophilos, vai reconecer e deixar constancia desa paternidade no volume I, páxina 244, da súa Flora Española:

"No pasó en silencio a el Rmo. Padre Maestro Martín Sarmiento, blasón de su Sagrada Religión Benedictina y honor de España, Varón (perdóneme su modestia) cuyo ingenio es Theatro de las Ciencias, en todas tan universal, como profundamente erudito, el cual con su gran perspicacia y afición a la Historia Natural, en el año de 1745 descubrió la Betula en Galicia, su patria, e hizo ver que el latín Betula, el Asturiano Abedul y el gallego Bidueyro significaban un mismo árbol"

    Quede claro: Sarmiento é o primeiro estudoso ibérico, incluíde Portugal, que percibe, nos anos en que se pensaba que tal árbore non existía na Península, que a descoñecida betula de Plinio, era o bidueiro noso de cada día, ese chafarís de xofre limpo que alumbra os outonos. 

    Doutro modo: Sarmiento é o descubridor da betula en Celtiberia.

    (Este que aí vén e o texto que o demostra. Debido a súa longa extensión, inadecuada pra o formato bloguer, dei en imaxinar que se a repartía en catro entradas, con toda seguridade a súa lectura sería máis dixerible e aproveitable. Non penso andar moi desencamiñado. A prosa de Sarmiento, culta,  erudita, envolvente, esixe unha lectura repousada e degustadora do pracer de saborear sintaxes. Non é prosa apropiada pra series de moda: son palabras manuscritas por un sabio único, un escritor fóra de serie que voluntariamente vivía nun tempo anterior a imprenta. Velaí vén a primeira parte. Comprende dende o encabezamento ou título elexido por Sarmiento -non esperedes xamáis frivolidades poéticas- ata o parágrafo 23, que se seguirá nunha prósima entrada. 

Arbol Betula

En gallego Bidueyro, Abedul en Castellano, Francés Boleau, Bedollo Italiano


Motivo


1… A un desordenado apetito de saber lo futuro, lo muy distante y lo muy raro, suele acompañar una culpable desidia de atender a lo presente, a lo que se usa con las manos o se pisa con los pies y a lo que es muy trivial y común. Con razón deben ser burlados los que se mezclan en pronosticar los contingentes que, sin saber lo que pasa de presente, quieren persuadir que comprenden lo futuro. Bien empleado (le estuvo) la caída en una zanja a aquel astrónomo que embelesado todo en contemplar astros distantes en el cielo, no atendía al suelo que pisaba, en donde tan cerca tenía los tropiezos, (pero) lo que debe ser más reprehensible es que se haga tan poco aprecio de lo que Dios ha criado en un país con mucha abundancia y se solicite conocer, (sic) comprar a toda costa, y tener, lo que Dios ha criado en paises 2, 3 o 4 (mil) leguas distantes solo por que se aplauda de cosa rara.



2… Este apetito y esta desidia son los que retardan la verdadera utilidad que se pudiera sacar de las ciencias y de las artes y con especialidad de la Historia Natural, en sus tres reinos, mineral, vegetal y animal. Aquí solo hablaré del reino vegetal, por lo que mira al árbol propuesto en el título. Cuando los vegetables son comunísimos en un país estos son los primeros que se deben conocer, observar y experimentar con todo cuidado para los usos domésticos, utilidades económicas y medicamentos euporísticos. La misma abundancia, el tenerlos tan a la vista y a la mano y la perpetuidad de su espefícica existencia a todos convidan a hacer alguna observación o a tropezar con ella.



3… No así los vegetables que solo nacen en regiones muy remotas y que se traen ya desfigurados, secos, a veces podridos, en poca cantidad, costosos y siempre dudosos o falsos en el quid y en la preconizada virtud. El famoso sueco botanista Carlos Linneo supone que es constitución del Colegio Médico de Suecia que se prefiera el conocimiento de los mixtos naturales de la patria al de las cosas de las regiones extrañas: cognitio naturais patria preferenda exterarum? regionum contemplationibus. Si el hombre se hiciese cargo de lo que la razón natural le dicta sería escusada esa ley, pero  a esa ley se ha seguido que hoy se sepa mas de la Historia Natural de Suecia que de la de otras naciones. 



4… España abunda de infinitos mixtos de la Historia Natural y más que otro reino alguno, pero hay una profunda ignorancia de los mas de ellos, a la reserva de tales cuales curiosos que se dedican a conocerlos. El Reino de Galicia no cede en abundancia de mixtos a ninguna provincia de España. Dejo aparte los reinos mineral y animal y aún el reino vegetal. Solo pienso hablar aquí de un solo vegetal que es abundantísimo en Galicia: hablo del famoso árbol Betula tan conocido y apreciado de las naciones cuanto despreciado y poco conocido de los españoles. 



5… Esto consiste en que Dioscórides, no se acordó de la Betula y ninguno ha pensado en pasar a los libros su nombre vulgar. Léase Betula en diccionarios latinos y no se hallará el nombre vulgar correspondiente. Léanse los vocabularios castellanos y no se hallará nombre vulgar correspondiente a Betula. Dice Nebrija: Betula. Arbol est que Grece dicitur semida Quién por esta explicación hará juicio del árbol Betula? El portugués Benito Pereira se explica así: Betula huma arbore de casca branca; en Italia habrá alguno que por estas vagas ideas haga idea de la Betula y Huerta en su traducción castellana se contenta con llamarla Betula sin señalarle nombre alguno vulgar. 



6… De esto se infiere que ni Nebrija, ni Pereira, ni Huerta no tenían noticia del árbol Betula. Los Pirineos y de toda la cordillera que de ellos procede, hasta el Océano Occidental, están poblados del árbol Betula.  Como pues no hay clara noticia de el en los libros españoles? Direlo en dos palabras: los que saben que hay Betula en los libros no saben sus nombres vulgares en España; y los que le conocen y saben sus nombres vulgares ignoran que es la Betula de los libros porque no se halla en Dioscórides con Laguna.


    7… Así ese maravilloso árbol que tan abundante es no solo en los paises septentrionales de España, sino también en los países boreales de todo el globo terráqueo ha sido tan infeliz que ni aún su nombre vulgar se halla en los vocabularios españoles ni en los libros castellanos de Botánica. Este árbol se llama Arbor Sapientice por lo que diré adelante y se podrá decir que hasta aquí ha sido Arbol ignorantice por lo que está dicho hasta aquí. En favor pues de este utilísimo árbol de sus calidades y en provecho de enfermos y de sanos me determiné a escribir estos pliegos dando antes una breve noticia del acaso por donde supe que árbol era la Betula.


    8… El famoso médico Van Helmont en el capítulo 8º de su tratado de Lithiani o Mal de Piedra con sus resultas, trata con extensión de la Betula y la considera como a un singular específico contra ese mal de piedra. Cayó este tratado en manos de Don Pedro Peón, caballero asturiano, discreto, docto y curioso al cual conocí y traté en Oviedo con especial gusto y por mera curiosidad y porque padecía algo de Lithianis y suspiraba por el remedio, solicitó saber que árbol era  la Betula de Helmoncio. En vano consultó a muchos para averiguarlo, pues ninguno le supo instruir como deseaba y aunque también había consultado los libros castellanos tampoco halló respuesta en ellos, ni aun remota. 

    9… Sucedió que por el año del 1723 pasé yo a vivir a nuestro colegio benedictino de San Vicente de Oviedo. Apenas llegué cuando el dicho caballero me hizo la pregunta por tercera persona. Confieso que jamás había leído Betula ni había oído su nombre vulgar. Acordeme, si, que el año de 1718 había oído de un monje asturiano que en Asturias eran comunes dos árboles, uno llamado aliso y otro abedul. Habiendo notado en Oviedo que la betula se llamaba en Plinio betulla, esta voz betulla me excitó el nombre abedul asturiano que no había entendido y sospeché que acaso el árbol abedul de Asturias sería la betula de Helmoncio y la betulla de Plinio. 



10… Participé al caballero mi sospecha y como el conocía tanto los árboles y los abedules y cotejó lo que había visto en ellos con la descripción que los libros ponen de la Betula. Quedó sastifecho con mi respuesta que se la di al aire y atendiendo al sonsonete. Y no dejo de extrañar que estando tan a primer folio la etimología no se le hubiere ofrecido ni a otro alguno. Creo que eso consistió en no tener presente que los más de los nombres vulgares de los vegetables contienen en si más o menos desfigurados sus nombres latinos correspondientes.





11… Pasé despues a Galicia el año del 1725 y el año de 45 y allí hice evidencia que el árbol que comunmente llaman en Galicia Bidueiro es al mismo abedul de Asturias y el árbol betula de los libros. Asentada como evidente esta correspondencia, leí después algo de lo mucho que hay escrito en los libros de los extranjeros tocando a la betula ,abedul, bidueiro. Escribí entonces un pliego ligero y conciso en el cual apunté muchos nombres vulgares, los usos y virtudes del dicho árbol. Y al presente quiero tratar de el con mucha extensión para que mis paisanos gallegos se aprovechen de los bidueiros habiendo infinitos en Galicia; también podrá ser útil este papel a los de otras provincias que tengan o no abedules. Comienzo por los nombres de la betula.




 Nombres


12… Dudo que vegetable alguno tenga más nombres que la betula o abedul. Es verdad que Nebrija no le pone nombre vulgar español; pero le pone el nombre griego, semida, con que le llama Theophrasto, discípulo de Aristóteles. Así semida y semos son los nombres griegos de la betula o bidueiro. En latín se llama betula y en Plinio se halla escrito con l duplicada betulla.


13… Sobre el origen de la voz betula hay tres opiniones. Mathiolo y otros creen que viene de bitumen porque de hecho, según Plinio, los antiguos galos: Bitumen ex ca gallie excoquunt?. Otros que viene del verbo Batuo quasi Batula porque con sus varas según el mismo Plinio se batían y azotaban los culpados, terribiliis magistratum virgis y otros finalmente valiéndose tambien de la autoridad de Plinio quieren que la voz betula es de origen céltico y de la voz bedu que significa ese árbol al cual llamó Plinio árbol gallica:  Betul,. gallica hec arbor.



    14… Este sentir es el mas común y de este modo se compone que del céltico bedu se adaptase a la latina la voz bétula y que de esa se formase batuo y todos sus derivados. Del mismo modo la voz alauda que significa la cogujada es voz pura céltica la cual adoptaron los romanos y hoy pasa por por voz latina pura; solo Dios sabe si las voces vulgares de la betula que se conservan en España han quedado inmediatamente de los celtas o medianamente por los romanos. Aténgome a lo segundo sin despreciar lo primero. En Galicia hay dos voces para significar la betula, bidueiro y bido y siendo constante que los celtas pararon en Galicia antes que los romanos y que  el celta bedu y el gallego bido significan el mismo árbol betula no es inverosímil que la voz bido se conserve aún hoy en Galicia desde el tiempo de los celtas.


    15… Pero supongo betula latino y voy a los derivados. Los gallegos añaden por lo común a los nombres de los árboles la terminación eiro derivada de la terminación latina  ario. Vgr. piñeiro, figueira, loureiro, de piñeiro, ficaria, laurario. Así de betulario, bidulario y bidueiro. Item de betula, betulo, biudo? biduo, bidulo y bido y aun bidrio y bedolo y en tierras de Sarria abedulo y aquí se ve que el árbol betula tiene 8 nombres en Galicia: bidueiro, bidulo, biduo, bido, bidro, bedul, abedulo y bedolo.



16… Del mismo Betula o Betulla formaron los asturianos, leoneses, castellanos viejos, vizcaínos, etc. o su abedul añadiendo una A o sencillamente su bedulo. El catalán le llama bedollo de betulla y también el italiano llama bedollo o a la latina betula; el francés le llama bouleau, no del árbolito betula sino del diminutivo betulello, como con razón quiere Menage.



17… He oído que hacia Soria hay el árbol betula y que allí le llaman abedul en virtud de lo dicho  quede asentado que la betula se llama en Galicia bidueiro y en castellano abedul y bouleau en francés. En el Libro de la Montería del Rey Don Alonso pag. 29 se halla en la Montaña de Burgos un  sitio llamado Canal de la Bedul y no se si quiso decir así o del Abedul. En solo este libro tropecé con esa voz y de poco acá la estampó el Reverendo Maestro Terreros en su traducción del spectáculo de la Naturaleza a quien comuniqué yo la noticia de que al bouleau francés corrresponde el castellano abedul y el gallego bidueiro.



18… También de betula se formó betuletum para significar un sitio abundante de betulas. De ahí se formó Beduledo y es un lugar en Asturias que es cabo Tineo, como dice el mismo Libro de la Montería; y en el Bierzo hay otro lugar llamado Bedulinar pero en Galicia son muchos los lugares que por ser abundantes de betulas, tienen  el nombre de biduedo y biduido y todo viene de betuletum


    19… No se quejaría ya la betula de que no se hace caso de sacarla al público con algún nombre vulgar de España pues sale en este cuento cargada de tantos nombres derivados del latín. Para mayor abundancia pondré muchos nombres que la betula tiene según Linneo en los paises septentrionales. Estos nombres podrán servir en Galicia de algo, pues como a título del Santo Apóstol pasan a Galicia tantas naciones con saber que birken es la betula en Alemania se podrá preguntar a un alemán el uso y virtudes que el birken tiene en su pais.



20… Los nombres septentrionales de la betula son los siguientes:


Birchtree……………………………..en inglés.

Birken………………………………en alemán.

 Birk………………………….. en dinamarqués.

Biörk………………….………………en sueco.

Säke…………………….………en la Laponia.

Coiwu…………………..………en la Finlandia.

Brozoza………………….…………en Polonia.

 Brzas……………………………..en la Lituania.

Briza……………………………en la Bohemia.

y Berken, según Dodoneo……….en flamenco.




21… La primera disertación de las Amenitates Academica del célebre botanista sueco Carlos Linneo recitada en Upsala el año de 1743 toda se emplea en tratar de las dos especies de betula, de la nuestra y común y de otra a quien llama betula nana  porque es casi y solo arbusto. Once nombres boreales pone allí para este abedul enano, distinto de los ya puestos y todos vulgares. Además de eso pone infinitos nombres botánicos latinos para las diferencias que hay de betulas y con cita de los autores que las traen. El que tentare escribir una historia de la betula le será preciso consultar esta dicha disertación.



22… Por lo poco que aquí he apuntado conocerá el lector lo mucho que los extranjeros se dedican a conocer los vegetables que Dios ha criado en sus paises y lo poco o nada que los españoles se dedican a conocer los suyos. Si la betula fuese una  rara planta que naciese en tal cual rincón retirado de España disimulable sería que no se conociese o se hiciese poco caso de ella, pero un árbol tan abultado como es el abedul y que es tan trivial y multiplicado? quien tendrá la culpa de esta desidia? yo bien lo se. 

Voy a señalar los paises en donde naturalmente nace la betula y los terrenos en donde se podrá criar.


Fin da primeira parte




Ate acó chegamos por hoxe. Na próxima entrada seguiremos coa xeografía da Betula ou os lugares en donde o bido se dá de modo natural. Esta primeira parte ben se leeu foi a demostración palmaria das inquedanzas léxicas de Sarmiento e do coñecemento preciso e exacto da obra de Linneo. Por seguir rexistrando probas da súa admiración, que non excluía a crítica, pola obra do insgne sueco. Comprobamos tamén a sinxela sinceridade que amosa ao deixarnos ver as maneiras completamente naturais, que ten de acceder ao coñecemento: velaí o relato do anécdoto de como cae na conta de que o betulla de Plinio non é outro máis ca o bidueiro noso: da intuición no ano 1723 á confirmación definitiva no 1745.



Teño o gusto de poder sinalar, prezado Henrique, que no primeiro parágrafo aparece un outro aceno do humor na obra de Sarmiento, velaí o caso do astrónomo que "...embelesado en contemplar astros distantes..."  non poido percibir a gabia que había aos seus pes "...donde tan cerca tenía los tropiezos...". Teño pra min  (xa o teño expresado  e non sei de ninguén que o sinalaran ) que si alguén algún día colecciona e arrexunta as ironías humorísticas que van estando presentes no océano divagante da obra Sarmientiña conseguiría facer xurdir un fino humorista ate o de agora descoñecido. 


Miña ben querida e pouca xente: mil mercedes mil por seguirdes aí.

As miñas escusas máis sentidas a todos e todas cantos estabades esperando pola charla sobre Martín Sarmiento que habería de dar en Ortigueira e que un catarrón doente, do que sigo convalecendo ao abrigo das mantas, me impediu dictala. Escúsome tamén co Clube de Lectura de Ortigueira que orgaizaba, coa asociación  Galiart que apoiaba e co xornalista Xosé Álvarez que xenerosamente se prestara facer a presentación da conferencia. Estou a súa disposición. En volvendo a forza que dá a saúde, poden dispoñer volver a dala cando gusten. Haiba saúde que ganas non faltan. Ortigueiriña bonita na miña alma vas escrita, tes un caldeiro na mao, vas vertendo auga bendita. Hai moitos anos que os seguidores do blogue saben que esa frase, leve variación doutra popular vai escrita de veras.


Creédeme se vos digo que entre a bichería do meu pequeno mundo hai estes días unha festa de ledicias: anda todo o meu mínimo mundo moi contento. E chufón: por ter a ocasión de regalar ao mundo, por moi pequeno mundo que sexa,  este texto inédito do noso compañeiro habitual, o Padre Maestro Martín Sarmiento, que tanto borea arriba e abaixo do tarreo preguntando  e querendo saber de todo canto hai. Sabemos ben, ainda que el se queira facer o ininteresado, que lle vai agradar  que por fin se deu a luz esta a súa Arbol Betula. No campo santo dos esquezos temos sentido que rebusca cada día flores de myosotis. Por iso, este texto que se entrallou coas ilustracións da Flora Española de Quer e a xentiña do meu pequeno mundo. O debuxo do pe: Fragaria chiloensis merece ter un comentario propio. Non se descarta. Habería moito que dicir sobre ela: son as fresonas de Pontevedra, que mirara Sarmiento.

PAZ   E   PALABRAS


10 comentarios:

  1. Alédame que sexa do teu gusto!! Non me atrevín a publicalo enteiro e preferín por partes porque penso que se vai facer máis levadeiro. Realmente é moi interesante ver os coñecementos botánicos que posuía Sarmiento. Asombra saber que foi o primeior en. caer na conta de que o Betulla de Plinio era o noso bidueiro...pero foi devanceiro en tantos coñecementos que case non se cree se non se aportan probas!!! Apertiñas.

    ResponderEliminar
  2. Abrín hoxe o agasallo e quedo con moitas ganas de completalo.
    Noraboa e saúde Rafa!!

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. En breve, en breve se todo vai ben. Estou moi contento coa boa acollida que vai tendo este inédito de Sarmiento. Realmente confésoche que estou moi orgulloso de ser o primeiro en dar á luz estas obriñas de Sarmiento. Tiña as miñas dúbidas por ser unha linguaxe e sintaxe fóra de moda, pero o traballo de divulgación da obra de Sarmiento no que estou metido está a darme moitas satisfaccións persoais. E facendo que aumenten os lectores do blogue!! Unha aperta Diego.

      Eliminar
  3. Desexando escoitalo en ortigueira, club de lectura. Grazas por tanta información.

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. De nada, pracer meu poder achegar os coñecementos que estudo e percuro. En Ortigueira, cando queiran e poda. Moito sentín enfermar e non poder dar a charla. A serio, faime moita ilusión volver a dar unha charla na miña Ortigueiriña bonita que na alma levo escrita. Saúdos.

      Eliminar
    2. Interesantísimo o teu blog, amigo Calel. O bidueiro é a miña árbore favorita. Nada máis establecido na miña nova casa en Chantada hai 11 anos, prantei tres no meu xardín nun triángulo pitagórico. Xa son moito máis altos que a casa e unha festa para os xílgaros no noso duro inverno.
      Apoio a túa iniciativa no do día de Frei Martiño. Apertas. Xaquín.

      Eliminar
    3. Abofé que me fai ilusión ver que andas polo noroeste do Noroeste e aínda máis que che parece un paseo interesante. Moi ben ese triángulo pitagórico.Ben sabes onde queda isto. Unha aperta.

      Eliminar
  4. Fermoso agasallo! Escoitei falar de Sarmiento no Uruguay, sendo unha anana pequena, daquelas non sabía canto podía ofrecer. Hoxe temos a oportunidade de coñecelo mellor gracias as túas aportacións.
    Sinto que non puideras acudir a Ortigueira, pero esa ausencia dame a posiblilidade de ir desta volta. Aínda que...sería xenial escoitarte tamén na vila!
    Imos compartir coa rapazada este blog, que é cultura naturalista no seu estado puro.
    Gracias Rafa!

    ResponderEliminar
  5. Opa Dulce... seguro que na vila falarei deste tema calquera día. Só falta que haiba quen orgaice.O Museo ten toda a intención. A ver se calla. Apertiñas.

    ResponderEliminar